Bienvenido

31 may. 2008

Te entrego mi alma de alambre


TE ENTREGO MI ALMA DE ALAMBRE

Pasando revista a mi historia
recuerdo mi pobre carroza,
La vieja poblada de amores
tejida con hilos de alambre.

Pudiendo salir de mi cuerpo
elevo mi canto sagrado.
Hay notas que van alumbrando
el río que voy navegando.

No puse en mi viaje de vuelta
ninguna valija con ropa
Saldré de mi historia pequeña
desnudo de piel y de abrazos.

Podré descubrirte quimera
envuelta entre luces y gasas
Señales de brillos ardientes
me muestran mi nombre tallado.

Un viejo muriendo de frío
se queja en la esquina del barrio
No tiene ninguna moneda
que compre una copa de vino.

Se fueron corriendo los años
estuvo esperando su sueño
Quisiera volver a prestarle
aquella carroza de alambre.

Mañana de noche sedienta
se venga del viejo fantoche
que tiene en la esquina del barrio
la sombra de antorcha apagada.

¿Quién es la mujer que se inclina
dejando monedas de oro?
¿Qué tiene en su capa de invierno?
¿Qué espera del viejo quejoso?

No tengo más tiempo en la vida
me voy a tomar una copa
brindando contigo princesa
te entrego mi alma de alambre.


20 may. 2008

Mano misteriosa

-Mano misteriosa

Caerá la Tierra
al abismo de la nada
perseguida
por la voz de los silencios
Entre las grietas rojas del olvido
volarán
las cabezas de los sabios
Escombro y muerte
denunciando
la defunción del canto
apagado por la red de los impactos.
Mano gigantesca que domina
jugando
a la ruleta con los vivos.
Mano misteriosa que se inquieta
buscando
en el futuro una paleta
para jugar al ping pong con los planetas
--------------
© Beatriz Ojeda
Derechos reservados.

10 may. 2008

Piedra

PIEDRA

Hasta la piedra sepultura
puede estar viva en esta hora
Siempre que tenga una florista
que la visite con sus rosas.

La piedra roca rememora
la vieja muestra del enigma.
Quiere ser vista por la aurora
para mostrarle su reliquia.

Piedra de tiempos sucumbidos
de sueños largos conmovidos,
se pierden todos los halagos
con los retazos del olvido.

Iluminada por la luna
está plateada su sonrisa
hay rosas rojas en su sueño
las ha dejado la florista

Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.

Torre de serpientes

TORRE DE SERPIENTES

Tienes una flor roja entre los labios,
negros como la noche sin la luna.
Negra boca de espanto y sapos viejos,
entre sus dientes crecen las espinas.

Puedes hacer caminos al infierno
de augurios y presagios tenebrosos
y si la luz te encuentra sorprendida
dibujas una torre de serpientes.

Y no te encuentras cómoda entre los niños.
Ellos te dejan sorda con sus risas,
ellos son los palacios que no quieres,
los inversos a ti , los relucientes.

Dorada luz de rayos inquietantes
se incrustan en tus ojos derritiendo
la mezquina obra de tu lengua.
No hay tiempo para ti,
los niños cristalinos te detienen.

Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.

9 may. 2008

Mira mujer quién ha venido

MIRA MUJER QUIEN HA VENIDO


Mira mujer quien ha venido!
Mira la luz entre las hojas verdes,
bailando la danza de los cisnes.

Es ella quien trabaja sin descanso,
es ella, la luz de la vida que te asombra.

Esta girando el universo entre tus dedos
blancos augurios de la nueva vida.
Es ella quien te deja absorta,
paralizada en el intento de aclararte.

¡Cuánta verdad tendrá que suspirarte!
para mirar tu alma como antaño!

Si el lodo negro en que se esconde
en el hechizo añejo de tu piel de seda
cae a tus pies agrietado y seco,
es milagro de la danza que tú escribes.

Sabes que la mañana tiene ceremonias
palpitando tu belleza oculta.
Si no sales de tu sombra arcaica,
espera en tu visión, estrella blanca,
hasta que el alma se torne una crisálida.


Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.

El alba


EL ALBA

Es el alba
que ahuyenta mis tinieblas.
Es el alba
que despierta mi morada.
Mi despertar en madrugadas frías,
con manos entibiándome lo pechos,
con labios envolviéndome en suspiros
y brazos que acurrucan mi ternura.

Mi mano se ha esfumado en tu cabello
y mis trémulos párpados atrapan tu sonrisa
que despierta en mi alma tempestades,
mis rojas delirantes tempestades.

Mi vertiente de amor se ha desatado
y se rompe en tu ola embravecida
que me vence regando los espacios
mis espacios de vida contenida.
-PASIONES

Para que me cuentes
entre tus pasiones
tengo que lanzarme
a tu sangre roja.

Cuando tú me miras
te tengo conmigo
me lo dice el viento
me lo cuenta el día.

Las llamas eternas
que tienes contigo
se acercan ardientes
a encender mi olvido.

Me quedo indefensa
ante tus urgencias
me quemo en tu fuego
me muero en tu riego.
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.

Puerta sin conciencia

PUERTA ABIERTA

Puerta sin conciencia
prematura presencia de temores.
Turbia espesura de emociones trágicas
dificulta un nuevo reto.
Tristeza unida a la tristeza
desespera de la suma de los llantos,
cayendo sobre la tierra pródiga
lágrimas tibias, derramando
ilusiones de momentos esperados.
Yo inmortalizo el canto ruiseñor
en la cadena de sueños comenzados.
Es momento de surgir de los ensayos
concibiendo con presencia,
la prístina luz de la primera letra..
Puerta abierta a la escritura de los sabios
la mirada escrutando la piedra,
nacida en los cimientos,
para crear la vida, la existencia perdida ,
resurgiendo desde la tierra siembra,
aspirando elevarse hasta la cumbre.
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.
SON TODOS O NINGUNO


En mi sonrisa blanca de premura
se desliza la bruma de mi canto.
Se derrama en la virtud de mi constancia
la protesta sinuosa de los muertos.

Salgo desde la oscura tierra desventura
autorizo mi verdad a ciegas.
Vengando los pobres enterrados,
vivos o muertos en su silencio absorto.

Grita la profunda huella
herida por los cascos de los moros,
sombra tenebrosa que se esconde,
renunciando a pronunciar palabra.

Cae la noche azul sobre la siembra,
trigales rubios elevados hacia el cielo,
se esfuman en la voz de las semillas,
gérmenes de verdad en claros soles.

Saltan augustas las almas desnudadas
de frío, de llanto, de soledad primera.
Resurgen de la fiesta de ilusiones
en cada espiga de oro que destella.

Mira con tu ojo de centella
como se mecen las plantas esta noche
y en la mañana el sol las ilumina
como un violín tocando melodías
eternas, sublimes, sin un nombre.

Son todos o ninguno los que oyen
escribiendo sus verdades inconfesas.
Habrá un momento de glorioso himno
en que la tierra despierte las bondades
misericordia de una vieja sabia
piadosa en su esencia majestuosa.

Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.

Ellos caminan.


Inmolados,
mis sueños,
viajan por el sendero del olvido.
Solos van con el silencio
de los muertos vivos
los que deambulan como espectros
con su sombra helada.
Huellas de su pasar
subsisten entre las hojas
que los conserva en suspenso,
hasta el regreso de la nueva vida.
Luz oscura y ácida transita por mis venas
sedienta de azul paz y verde mar
de sol y amor en horas doloridas.
Con pesar y tiempo incomprendido
como visiones de la noche.
Ellos caminan.
 
 
 
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.

5 may. 2008

TU SELLO

No tienes continente,
estás en esta vida,
juntando tus quimeras
para ponerte al día.

La voz de tu silencio,
se escucha entre los lirios.
Con todas las razones
comienzan tus suspiros.

Buscas las bocas tibias,
las manos que te escriban,
en tu cuerpo de ninfa
una frase de envidia.

La noche tiene prisa.
no espera, no se anima.
Está buscando amores
para hacerte su amiga.

Ella te da su sombra,
para que tú persigas,
unas horas de ensueño,
unas horas de dicha.

Vives toda la vida
con inmensa maestría.
Conoces los secretos
de todas las caricias.

Comienzas en sus bocas,
buscando sus heridas
para volverlas loca
con tu dulce medida.

Y dejas con tu sello
una marca de huída,
allí donde has estado
no existirá el olvido.
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.



2 may. 2008

PROHIBIDA LA RAZON Y LA RUTINA

Tengo prohibido amarte con medida,
prohibida la razón y la rutina.
la manera de hacer que esto resulte
es conocerte pronto en tus momentos,
de dulzura, de tiempo, de susurros,
de caricias sedientas de mi libro,
un libro que está en blanco todavía
y en mi tiempo y tu tiempo será escrito,
con mis manos de gozo
con tus manos de luces
con mi boca de mieles
con tu boca de dulces.
Con las alas de amores desplegadas al cielo
escribiremos juntos un glorioso concierto.
Compone en este libro tus pasiones
digita cada nota sin premura,
eleva mi conciencia hasta la luna,
desciéndeme vibrando en tus corcheas,
reposa en tu fuente de silencios
finaliza esta página con las fusas,
semifusas, corcheas, blancas, negras
combinadas con tiempo sin medida.

Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.