Bienvenido

30 jun. 2008

¡El día se ha salvado del diluvio!


Ojo de sirena en días de guerra,
caprichosos corales de nostalgia,
quieto mar en sabia espera
reposa su experiencia de milenios
entregado a meditar en vuelo

Armonía del mundo luz violeta
desciende en las alas de Pegaso
Gotas de paz escritas por melíferos
diluyen la revuelta del acuático.

Mirada plata del reloj de arena
ordena por minutos la marea
repican los tambores de emisarios.
¡El día se ha salvado del diluvio!
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados

Rayuela de cristal

Una mano atravesó mi pecho,
cruzó la tierra,
fundió el dolor,
partió mi canto lírico
en cuatro versos negros.


Jugó mi niña
una rayuela de cristal
Ganó su suerte:
“el cielo”
y apostando una moneda
abrió sus manos
para encontrar de nuevo
un diamante de ilusión.

Bajó una estrella
a mis ojos apagados.
Brilló otro día
y la sorpresa de la luz
se acostumbró al milagro.



He venido


He venido
a compartir tu lecho
a renunciar al pacto de abstinencia.

He venido
a recobrar mi hambre
de besos conversados con la noche
de prácticas acróbatas
amaneciendo
en ti
en tu laguna bruja.

He venido
a rescatar mi huella
en tu perenne fuente de milagros.

He venido
a colorear tu cuadro
a recorrer balcones de inocencia
en tu vientre azucena
perpetuándome
en ti
en tu fecunda huerta.




26 jun. 2008


Sólo tengo para darte
lo que soy y lo que he sido
no preguntes del pasado
él, está en otro camino.

Yo soy una rosa blanca
frágil, tierna conmovida
un pimpollo en la mañana
una flor que se ilumina
con tu sonrisa de estrellas
que desde lejos me envías.

La distancia no se anima
a poner fin al camino
ella cree que el espacio
no tiene ningún sentido.

El espacio que se extiende
entre tu vida y la mía
no quiere que esto se pierda
porque es cómplice mío.

Sólo tengo para darte
los sones de mis clarines
que sonarán en la aurora
anunciando que has venido.

Con las campanas al viento
compondrán la sinfonía
de dos amores que encuentran
lo que creían perdido.

Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.




PARAISO PERDIDO

Siembra oculta de los magos
interpretando canciones de magnolias.
Sale la luz del encendido rojo
a buscarte en la tierra de los brujos.

Pide a tu cruz de plata que se oculte,
no vendrán los fantasmas a tu casa.

Han olvidado tu presencia etérea,
los dejaste sin sombras de mañanas.
Se han ido todos al mundo de las odas
a cantar canciones que tú ignoras.

Pide tu voz de arco iris a la lluvia,
grita tu nombre, llora tu pena,
Abraza al sol desesperado
quémate en el vicioso lobo del desierto.












-HUIDA

Sombras grisáceas se hamacan en los árboles
jugando a la escondida con tus ojos.
Hombres y lobos, cisnes y buitres
concierto crispado de locura hambrienta,
tratando de ingresar a tu caverna.
Huyes de ellos pegada a las paredes
escondida en los umbrales pétreos.
Fantasmas de la noche persiguiéndote
llevan tu memoria al infinito espacio del olvido.
No sabes ya quien eres, ni quien fuiste
dónde habita tu nombre,
quién camina tus pasos y dibuja tus manos.
Congelada tu figura en las tinieblas
inmortaliza historias de otras vidas
soldadas a ti como una huella rígida.
No sabes ya si estás o ya te has ido.








http://www.mundopoesia.com/foros/poemas-espirituales-misticos-religiosos-ateistas-y-o-filosoficos/148171-oscuridad.html





Princesa pálida destilando frío









Estás ahí dormida como un ángel
princesa pálida destilando frío
quietud de estatua tu presencia frágil
yaciendo tu figura sobre el mármol.

Bella como una luz que se desborda
rodeada de brillantes luces velas
juegan las llamas en tus mejillas pétreas
esperando despertar tu alma quieta.

¿Quién te ha llevado en sus alas esta tarde?
En tus anhelos una espera se ha quedado
se han derramado los ríos de las torres
y los glaciares lloran por tu noche.

Cubro tus manos frías con las mías
intentando calentar tu piel de seda
no renuncio a tus ojos verdemar
ni a tu boca ambiciosa de mis besos.

He perfumado la sala con lavanda
el Aleluya de Haendel se deleita
luces de invierno se posan en tu frente
iluminando tu aura de silencio.
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.

Te doy mi corazón hecho pedazos
para que tú lo amases con tus sueños
le des una mansión en su camino
para que habite un tiempo sin desvelos.

Te doy mi corazón hecho pedazos
para que tú lo sanes con tus besos
los unas parte a parte con tus manos
tus manos repletas de Universo.

Te encomiendo una misión sin término
una verdad, una canción de ensueño.
Dejo en tu cuerpo de siembra sin medida
una esperanza de renovar mi vida.

Con todo lo que soy y lo que he sido
estoy en tu camino de ilusiones.
Convengamos una estación perpetua
una mirada una sonrisa, un ruego.

Amándonos con versos de deseos
contaremos los días como glorias
iluminando estrellas en el cielo
haremos que la luz deje la sombra.

Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.




14 jun. 2008


HUELLAS

Tiene la huella de tantos años
éste, mi rostro que estoy mirando.
Desde mis días de piel muy tersa
pasan los años por el espejo.
Pasa la niña, pasa la joven
la mujer madre, la mujer sola.
Cada momento deja su huella
queda grabada en el espejo.
Una arruguita entre mis cejas
dicen que algo no me contenta.
Pasa la amante con esperanza,
esa ya tiene mucho más tiempo,
los ojos dulces, el aire alegre
aunque una línea marque su frente.
Todos son signos de sus vivencias
no quitaría ninguna de ellas.
Esta es la vida que nos trasciende
si no vivimos, no quedan huellas.

Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.

la virgen olvidada


LA VIRGEN OLVIDADA

Escucha tu corazón,
en la marea del río está flotando una flor,
gigantesca, soberana, signo de luz implorando
que los hombres le permitan instalar esencias nardos.

Ilusionada en el juego de la señora nostalgia,
se muestra todos los días como princesa de antaño.
No siempre lleva el vestido que corresponde a su gracia,
a veces la tienen sólo, con su desnudez harapo.

Queda su pecho florido estremecido de llanto
y sus pies se le han dormido de tanto cantar su pánico.
Nunca se ha escrito una glosa de embajadores caballos,
en su camino de plata los mismos pasan volando.

Nadie detiene su paso para mirar sus ojazos
asombro de pájaro invierno asoman a sus ventanas.
Nadie ha visto en su garganta como brillan los diamantes,
palabras verbo sagrado de una virgen olvidada.

YA NO TENDRE MAS FRIO

A veces tengo frío, contengo mis temblores
con el sol que imagino desde el lugar de estío.
Este tiempo de niebla es espesa morada
donde habitan las almas que fueron clausuradas.


A veces tengo frío, a veces estoy solo
me falta tu tibieza tu flor de querubines.
Te tengo en mi memoria, estás en mi cortijo
soy mano de la piedra que arroja mis nostalgias.

No creas que disfruto con esta espera larga,
es tan negro este cielo, la luz está dormida.
Allá en la tierra mía tenía mil amores
cantaba mis ensueños, inventaba locuras.

Soy curso de los hilos plateados que me acercan
a tu fuente de vida, a tu boca luciente.
Estoy en tu camino, escribo nuevos versos,
pinto una nueva tela de soles en tu pecho.

Te espero en mi ventana abierta aquí en el cielo
soy un poeta eterno, no renuncio a tus besos.
Y cuando vengas tú a mi mansión suprema
ya no tendré más frío, serás mi libro fuego.









Viví mi tiempo resplandor
con cada beso de tu boca
Viví la radiante victoria del encuentro
volando hasta el sol incandescente
Me quemé las alas blancas en el fuego
y sola descendí hasta el infierno
Oscurecí mi llanto con la noche
partí desnuda de amor hacia la puerta

y en el río lavé mi historia breve

Aroma de contraros

Caminando el tiempo

Caminas una hora y otra hora
en la valiosa espera de los tiempos
de coordinar los pasos seduciendo
a los juncos que te miran con envidia
no presencias la muerte de tu entorno.
Pintas flores en el medio de la calle
mariposas de cristales coloreados
se reportan en tu risa de acuarelas.
Tu pasado de reencuentro con futuro
se ha quedado muy inquieto en tu visión,
la pobreza de las alas de tu mundo
no permite que te arriesgues a la luna.
Si los soles iluminan tierra pueblo,
no te dejes ahogar en los desiertos,
la avaricia de los hombres no te pierden,
pues la fuente de tu banco se alimenta,
con aroma de contratos perfumados.
derramados en los montes de los suelos

MUERTE DEL POETA

Silencio
Están hablando las castañuelas
y siete damas negras danzan la muerte
de un gran poeta.

Silencio
Están sonando pasos flamencos
y siete damas negras danzan la muerte
de un gran poeta.

Silencio
Están llorando todos los versos
y siete damas negras danzan la muerte
de un gran poeta

CODICIA

- Codicia


Intuyo tu contienda
cabrío macho de macabras obras
Paralelo al infierno el luciente velo
protege la milenaria estirpe
del veneno de la furiosa cobra
Convidada al pacto
la inmunda garra del mezquino anciano
recluta sus soldados
entre los siervos descuidados
Serpenteando el camino
la codiciosa plaga de sobornos
hechiza los bolsillos de los hombres.
Gira la ruleta de los Dioses
y roza con su halo
la avaricia del ego que se engorda
entregado al placer de la soberbia
Bocanadas de estiércol
se esparcen por el aire
cayendo
sobre la triste faz de los sin nada

Los poderosos gimen


Los poderosos gimen


Simulando idilios
los infelices escuchan los arpegios,
de una sonata absurda.
Sopla el viento huracanes de dominio.
Pertrechados en los fuertes
los poderosos gimen.
Lloran el miedo eterno
detenido en su garganta fría.
El grito de espanto de su espejo
los congela
como vidriosa estatua.

Calma de un día
el sudor respira.

Los poderoso gimen.
Simulando idilios
los infelices derriten las estatuas
con sonata absurda.

Deshojando paraísos


Agoniza la ciudad

Muerto el plazo y el sol
se apaga el rugido del león en la frontera.
Comenzando la orgía del silencio
todos caminan
pretendiendo encontrar en el futuro
una luz que no hable de la espera.
Cuadro azul de ignominias compartidas
juega el viento de ayer
y no perdura
la silente bondad del equilibrio.
Todos caminan dibujados
sin rumbo
deshojando paraísos.

Mascarada


Mascarada

Mascarada en puerta
unida a los vientos
llega una rapsodia
de viejos sedientos.
Magos del presagio
destruyen los hierros
de la estrangulada
torre de los sueños.
Se han muerto los presos
de todas las cárceles
se quedaron sordos todos los poetas
y nadie se entiende
porque ya no hay eco.
Palabras de miedo perdieron su nervio
la avaricia teje su apuesta de engaños.
No vive la luna
el sol está ciego
y todos caminan por ningún sendero.

Cerradas almas silenciosas

Acuarela de historias

Laureado cetro en tu universo
te concede la gloria
de incontables momentos de amaneceres rubios.
Ángeles de miradas claras
te buscan entre la negra noche
iluminando con linternas plata
el sendero que consideran cierto.
Brinda tu acuarela de ilusiones
a la mirada atenta de los hombres
los que buscan con humildad la fuente
de riqueza de siembra en su horizonte.
Posa tu mano de templanza
en la afiebrada frente de tu hermano.
Libera con tu fe
la espesa niebla que se esconde,
en las cerradas almas silenciosas.



Abrir el corazón a la aventura

Proyectarme al futuro, al tiempo ignoto
diluir la memoria de lo arcaico
internarme en la vida de los sueños
abrir el corazón a la aventura
dispararme como rayo de tormenta
explotar en el cielo de lo inédito

Dormir los recuerdos y decretos
colocarlos en cajas bien selladas
proponerme encontrar bajo la alfombra
las hazañas que pueden ser ahora
ahuyentar las fronteras engreídas
enfrentarme a los dueños de los cepos.

Proyectarme a la isla del suspenso
ser un mago transformando realidades
escudada por el libro de los gnomos.
Escondida en la espera entre guadañas
cortar las cuerdas viejas que me atrapan
desterrando ideas que no avanzan

Salir a la caldera de los fuegos
arriesgarme a ser luz sin tener sombra
romper las cadenas que aprehendieron
las costumbres de otros ,los que lloran
en los balcones tristes de la ausencia
sin haber exprimido la locura

1 jun. 2008

Estilete de plata


Estilete de plata



La luna madre arremete
con su estilete de plata
hiriendo una nube negra
que se desangra en cristales.

La luna madre gobierna
la noche de los amantes
cuando tiene una tormenta
convierte el amor en llanto


La luna madre rebelde
está corriendo a la muerte
para cortarle la frente
con su estilete de plata



Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados







Dame tu mano de piedad


Dame tu mano de piedad

Si soy parásito de mi misma
y tengo mi mordaza puesta
Si soy una traición a mi medida
y abuso de mi sombra vieja

Si la mañana me esquiva la mirada
y la noche no quiere ser mi amante
si los recuerdos secuestrados me desprecian
y la vida se asusta en mi presencia

Si nada es o nada soy
y tengo hiel y miel entre mis labios
si soy lluvia y lava incandescente
y me he quemado hasta los huesos,

Si ya no tengo luz en mi corona
y he sido desterrada a las tinieblas
si desfilo por delante de las horas
intentando saber donde me llevan

Si los maderos arden en mi hoguera
si soy bien y mal al mismo tiempo
si no te encuentro en la casa augusta
si no tengo ojos para verte.

Dios! Dame tu mano de piedad
y abre mi celda huérfana de luz
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.