Bienvenido

29 jul. 2008

A veces la vida......

A veces la vida te arrincona en la tormenta,
te recubre de adioses y perdidas fantasías,
te envuelve entre la hiedra de los muros
dejándote atrapado en los minutos.

A veces te recuerda la mañana lúcida,
te busca una ventana luz para tu noche,
te desprende los tristes descolgados puentes
y acude a tu sentencia la ansiedad.

No respeta tu expresión de esmero,
no te limpia las esperas angustiosas
y te recoge en los escombros rígidos,
para llevarte a la cantera de los muertos.

Es sabio, en el instante que te hunde,
rescatar el lucero que una vez te encendió
y admirar la verdad desde otro sueño,
ese que busca el lugar de lo completo.

No anunciarle a los intrépidos jinetes
qué búsqueda inicias en tu vuelo,
es perderse en el espacio sin medida
dormido para siempre entre la bruma.

Es posible salir de los momentos grises
llevando en tu diestra una trompeta,
gritando el paso de los huracanes
inaugurando la furia de años nuevos.
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.







¿Hasta cuando...Hasta dónde?



¿Hasta cuándo?
Ha de llegar mi llanto.
Mi dulzura herida se ha dormido
entre los cardos.
Entre ellos,
espinados de tristeza,
lágrimas agujereadas
se destiñen,
y constriñen
al inmenso canal del precipicio.

¿Hasta dónde?
Ha de llegar mi risa.
Mi pronta primavera de canciones
despertará algún día
entre las rosas,
entre ellas
escritoras de la rima.
Sonrisas afiebradas
volarán dulzuras
al corazón abierto de mi vida.

¿Hasta cuando?
Lloverán mis lágrimas.
¿Hasta donde?
Volará mi risa.
Hasta que muera,
hasta que viva,
sellada por la piedra negadora,
abierta a la gruta de la virgen
abierta al fin mi alma liberada.

Hasta el cubil del cielo
del primer momento de promesas,
donde tú, mi Dios,
me darás una carroza cantarina
para ser yo,
un haz de luz,
una febril antorcha de mi yo,
mi yo,
argumento de mi vida.
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.







Porque te amo


Porque te amo
en mi verano de imprudencia
en mi palacio ensangrentado
de rosas rojas enjoyadas.

Porque te amo
yo te regalo mi estadía
en nuestro circulo encantado
en nuestro cielo de derrotas.

Porque te amo
yo te recuerdo en los libretos
los enroscados laberintos
de nuestro lecho vigoroso.

Porque te amo
en mis austeras añoranzas
en mi cañada de lujuria
en mi consuelo de pasiones

Porque te amo
yo te regalo mi indulgencia
mi impenetrable selva virgen
y me deleito con tu urgencia.
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.







Cuarenta ladrones

Cansada de tanto recuento
está dormitando la hora,
está atormentando los tiempos
contando cuarenta ladrones.
Cuarenta ladrones de empeños.

Cuarenta si,
los que son marinos
los que tienen tierra
los que siembran trigos
los que viven.

Construyen mansiones plagiadas
paredes de astutas falacias,
derivan la sed de los perros
al borde del suelo sagrado.
Cuarenta ladrones de sueños
Cuarenta si,
los que saltan tapias
los que huelen peste
los que no se ríen
los que caen.

Se vienen perdiendo los cuentos
marchitos enjutos, ausentes.
están desbordando la tierra
los cuencos de ríos ajenos
Cuarenta ladrones de pueblos.

Cuarenta si,
los que son poderes
los que mueren ricos
los que viven solos
los que matan.

Copyright © Beatriz Ojeda

Derechos reservados.


Por que´temerle a la muerte?

¿Por qué?
Temerle a la muerte
cuando camina conmigo
y deletrea en mi oído
que mortal yo siempre he sido.

¿Por qué?
Temerle a la muerte
si tiene sus mano viva
extendida para darme
una sensual bienvenida.

Seductora e inquietante
como mujer que cautiva
está siempre entrecerrando
sus ojos de pasión ira.

Muerte del día y la noche
de los gritos y el silencio.
Muerte que escurre sus llantos
y se embeleza con ellos.

Tiene la suerte de andar
por los caminos del cielo
y también puede rondar
por la vereda sin miedo.

Yo tengo mi propia muerte
tú tienes la tuya propia.
No te la presto un instante
tiene el sello de mi obra.


“Yo tengo mi propia muerte
y no se la cedo a nadie”

Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.







El grito del silencio

Ante los tiempos desangrados de la historia,
se han derramado los vientres de la tierra.
Se han cruzado los pedales de los cuentos
para salir a recorrer los paraninfos.

Se detuvieron los relojes de los vivos
y se ajustaron los relojes de los muertos,
porque se han vuelto diferentes los presentes.

Se han visto abiertos los antojos macilentos,
desenterraron los poetas los libretos
y recordaron que los puestos de siniestros
se detonaron con el grito del silencio.

Se detonaron los silencios con tu verso.
Acribillados los presentes angustiados
han desarmado los países que se yerguen
ante la luz de los aromas libertarios.

Aquí te dejo con tu pluma oxigenada
para que grites tus ponencias alumbradas
y si te unes a la urbe de los buenos
serás uno, más uno gigantesco.

Y serán unos los sumado más los otros,
serán simiente de pasión embravecida
que se reporta ante el zaguán del poderoso,
Maestro azul que persevera tras su hoja.

Copyright © Beatriz Ojeda

Derechos reservados.















27 jul. 2008

Me estás poblando



Me estás poblando con tu miel
cada rescoldo,
cada península preñada,
cada risco,
cada montaña de mi vida.
Me estás poblando con tus besos
cada heredad de mi santuario,
cada minuto inesperado,
cada uno,
cada quien,
cada secuestro deshonesto,
cada mañana atormentada,
cada una,
cada quien,
Me estás poblando con tu río
con tu mirada desdoblada
con tu ser,
con tu estar,
con tu cascada serpentina,
con tu melífera sagrada,
contigo,
conmigo,
con nosotros.
Con los soleros del otoño
con las mordidas de serpiente
con las alas,
con las gaviotas despeñadas,
me estás poblando.
Y yo me habito en tu jornada
plena de pueblo reservado,
plena,
como tú,
de silenciosa eternidad
buscada,
en los resortes de mis quiero,
en los ajustes de tus puedo.
Me estás poblando.
Me das,
me llevas,
me iluminas,
me castigas,
me congelas las entrañas
con tus desplantes
y descendiendo a los infiernos,
los mil infiernos,
me derrito,
me disuelvo,
en ti,
en tu desvelo,
en mi,
en somos uno convertidos
en dos,
en uno solo derretidos
en siete infiernos,
los siete infiernos,
los siete infiernos prometidos,
divididos ,
entrenados,
magullados
calcinados.
Hemos nacido al otro lado,
al otro lado del camino,
hemos vivido,
hemos surgido al fin
resucitados del olvido.
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.









20 jul. 2008

Yo te pido una galaxia

Yo te pido tu caballo
Yo te pido una galaxia
donde encontrar mil estrellas,
para jugar en la noche
con los ojos del lucero.

Yo te daré mi Afrodita
mi manjar de aventurera
y mi gozo de intervalos
harán un patio tu espera.

Yo te pido una marea
de entradas al universo
lameré tu miel de oro
con la espuma del océano.

Yo te daré mi asonada
de juguetones accesos
y tendrás una guirnalda
de soberano perpetuo.

Yo te pido tu caballo
fuego de sol y cometas
para que cruces mi prado
con licencia de rapsoda.

Yo te daré una alborada
de mil gritos de deseo
y subida a tu caballo
dominaré tus guerreros

Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.








¡Dilo! Si te atreves...

¡Dilo! Si te atreves
Di que en las mañanas del otoño,
no respirabas hojas de ternura.
Di que las paredes de la alcoba,
nunca gimieron con tu amor y el mío.

Dilo,
si te atreves.
Si te acuerdas de tus vientos sudorosos.
¡Dilo!

Di que tu membrana subterránea,
no se escondía en mis fiestas húmedas.
Di que en el oleaje de mi océano,
no te perdías coronando cimas.

Dilo,
si te atreves.
Si te acuerdas de la lumbre de mis pechos.
¡Dilo!

Di que no sembraste en mi plantío,
una semilla de llamaradas lilas.
Di que tu cascada irrespetuosa,
no se entregaba a mi miel de lirio.

Dilo,
si te atreves.
¡ Dilo!
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.










A los que viven en las sombras

Aquellos que viven en las sombras…


Amada maestra conversa te dejo mi historia completa.
Nací de la pródiga tierra, viví entre luz y tinieblas.
Bebí de la fuente del verso el verbo que aflora universo.
Soñé con ancianos sin sueño, que siempre reviven perdón.

Dejé mi canasta de aromas envuelta en sencillas palabras,
soy huésped del sitio perpetuo me animo a salir de la noche
.

Confieso que soy indulgente y tengo poderes de mago,
auguro tu egregia valencia, te afirmo que eres promesa.
Te doy mi camino de sello, te muestro mi mano de seda,
comienza con siete palabras y tienes poema de estrellas.

,
No esperes que yo te las diga, están en tu libro sagrado
escritas con hilos de oro resurgen de tiempos lejanos.
Por ello te pido princesa, que lleves tu verbo magnánimo
y digas al mundo que sienta las perlas que estás desgranando.

“No temas si pocos te leen, algunos no pueden hacerlo,
están atrapados en egos, que ríen su trampa veneno.”

Pareces un hada de hierro, no veo las huellas del tiempo
tu gama de bienes despiertos serán un regreso de Orfeo.
Con siete palabras de esencia, podrás componer una obra
Comprende mi muestra de pliegos, resurge la siesta esperanza.

Designa la puerta con nombre, respalda tu sabia mansarda;
cruzando los muelles del ruego, harás una huella en tu prado.
Recurre a las siete palabras, enigma de bellas parábolas,
con ellas tendrás suficiente si llevas contigo tu barca.

No anuncies tu manta de ensueño, no expliques lo siempre esperado
contrasta con tiempos eternos la aurora de aquellos que avanzan.

Ahora te dejo mi vientre regado de historias del alma
espera mi hueste creciente y abre tu templo sagrado.
Ya surgen los hombres valientes atentos al grito del Padre
pronuncia las siete palabras escribe tu Himno de Amparo

No esperes del hombre mediocre, aplausos al verbo centrado
es obra de aquellos que duermen, rasgar lo que algunos crearon.

Poderes que fluyen ardientes te van conduciendo a la cumbre;
no importa quien es tu verdugo, quien quiere quebrarte en tu vuelo.
Es tiempo de “ver” sin los ojos el viento de amor que se acerca
aquellos que viven en sombras caerán en las garras del “VIEJO”


Te doy mi versión de los hechos, te enciendo una chispa en tu verbo
no tengas un nido perenne recorre el sendero del vuelo.

La añeja desnuda de alma se luce en corrales pequeños.
Acerca tu esencia de estrella, reluce en tu nívea paloma
sagrario de aquellos que viven, en paz, en justicia y ascenso.



Copyright © Beatriz
OjedaDerechos reservados.










17 jul. 2008

Dame una novhe eterna


Dame una noche eterna


Provoca mis deseos con tus ansias,
dibújame mi cuerpo con tus labios,
pinta mis colinas con tus manos,
diseña para mi una noche mágica,
descubre en mis secretos
el hueco de mis ansias.

Explora mis espacios atrevidos
cúbreme con tu cuerpo torbellino,
has que la noche tiemble en mis entrañas,
que la tierra se excite desde abajo,
que las estrellas desplieguen sus destellos
y el cielo resplandezca de lujuria.

Dame una noche eterna entre tus brazos,
lleva mi sangre roja al holocausto,
puebla mi ser supremo con tu riego,
desnúdame en tu vuelo
descubre entre mis vientos huracanes.

Has que la tierra y el cielo se disfracen
para sentir como huelen los abrazos,
los gemidos de incendios expandidos
volviendo de la muerte hacia la vida,
renaciendo en tu cuerpo,
reviviendo en el mío.
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.








16 jul. 2008

Un hueco enamorado

Si no te encuentro en corto plazo
morirá mi corazón desierto.
Un hueco enamorado,
silencioso,
está esperando un latido ajeno.

Con mil burbujas cristalinas,
sorprendo mis mañanas,
entretengo mi mirada,
recojo mi sonrisa,
oculto mis suspiros,
dibujando una máscara de piedra.

Miedo, miedo añejo…
Oculto en mis arterias grises,
transita sin permiso,
a veces exigiendo
mi soledad de encierro.

Alma de mi alma,
si te encuentro
en la esquina de mi otoño,
cortaré con mi espada
cada gota de miedo que me aterra
.
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados






Ventana de mil Ojos

Ventana de mil ojos….
entregas tu mirada a los que esperan,
a los que ven la luz desde tu espalda,
a los que tienen hambre de presencias.

Recortada en la faz del infinito
memorizas historias de romance,
con tus pálidas alas cristalinas,
encuentras las pasiones atrapadas.

Ves con tus ojos libres,
la tristeza, la espera, la nostalgia,
la noctámbula luna que persigue,
enamorados confesos o secretos.

Miras la ternura de ojos niños
la lluviosa mirada de una madre,
la costumbrista hora del sereno
la progresista hora del audaz.

Distingues la primera luz de la mañana
despertando los sueños de la noche.
Lloras sin lágrimas las pérdidas que ruedan
y ríes con la voz de un nuevo reto.

Te veo construida en las estrellas
en la nube que viaja sin frontera
en la montaña bruja que te hechiza
en la cálida casa de los cedros.

Ventana de mil ojos
abierta para excéntricos
visionarios, emisarios,
cerrada para solos,
temerosos,
arrugados.

Ventana enamorada de los céfiros,
aplaudo tu presencia ante el excelso,
instalo la libertad entre tus labios
avivada por los guiones de los sabios.
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados








¡Clama tú!

¡Clama tú!
soberbio amo descarado,
por ti , por ti.
Rescataré la luz con mis soldados muertos
aunque no quieras.
Vivo o muerto te roeré el corazón con mis dos dientes.
Serás una mascota de los leones
un instante,
hasta que el asco de tu hedor,
los reporte,
a desterrar tus larvas viejas de sus garras.

Explícate después por qué te fue otorgado
el premio a “Los perennes miserables”.
Despertarás en tus balcones ilustrados
sin conciencia ni miedo ni derrota,
pues nada es y nada queda en ti.

Nada.

Te resbalaste solo

al infinito hueco de tu propia hoguera

y no te quemarás porque eres Nada.
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.












8 jul. 2008

Pasiones



Para que me cuentes
entre tus pasiones
tengo que lanzarme
a tu sangre roja.

Cuando tú me miras
te tengo conmigo
me lo dice el viento
me lo cuenta el día.

Las llamas eternas
que tienes contigo
se acercan ardientes
a encender mi olvido.

Me quedo indefensa
ante tus urgencias
me quemo en tu fuego
me muero en tu riego.

Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.







Boca sedienta



Con cada beso te tengo mío.
Con cada beso siempre sonrío,
Tú tienes tiempo para tomarlos,
yo tengo tiempo para contarlos.
Miles de besos, miles de bocas
se están buscando con ansias locas
Hoy yo ya tengo mi boca propia
con tu perfume, con tu vibrar.
Y me transportas a otras galaxias
donde despierto como un volcán.
Soy la vertiente que te ha inspirado
tú eres el hombre con que he soñado.
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.


En este rincón



En este rincón del mundo
tan lejano, tan dormido,
despiertas todos lo días
mis mañanas esperadas,
mis mañanas anhelando
que un día te encuentre mío.

Tengo tiempo para darte
y esperar que tú lo digas,
que digas que estás mirando
una estrella que titila
pensando que yo soy ella
que me quedo en tu ventana,
para entrar cuando tú duermas
iluminando tu cama .

Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.



Los besos del cajón viejo



Está cubierta la noche
con hilos de luna nueva
Nos morimos con los versos
que le canta a las estrellas.

Está cubierta la noche
con su manto de luz luna
y nos seduce con besos
que se quedaron sin luces.

Está la noche pidiendo
que recobremos los besos,
el cajón está repleto
volvamos a usar los viejos.

No importa que sean antiguos
los besos del cajón viejo,
la pasión está despierta
pongámosle sellos nuevos.

Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.




2 jul. 2008

Te espero en la orrila de la aurora(Felipe Antonio Antonio Sartorelli y Beatriz Ojeda)

Te espero a la orilla de la aurora.

“versión dueto”
Felipe Antonio Santorelli
Beatriz Ojeda

Te espero a la orilla de la aurora
morada de una tregua imbatible,
allí donde todo es comestible
allí donde reinan fauna y flora.

Te aguardo hacia la vera del palmar,
hogar del silencio indetenible,
allí donde soy más invencible
y juego nuevamente a ser juglar.

Te espero en el umbral de la nada
morada de la fe y de la verdad,
acullá donde todo es potestad
del verso y su rima bienamada.

Te aguardo en una esquina del placer,
hogar de pasiones indecibles,
donde hay sensaciones imposibles,
lugar en que jamás podrás perder.

Ya llego, no te agites, espera...
Ya va, no te inquietes ni te vayas,
espérame tantito que ya voy.



Te busco entre los lirios despeinados,
con mi sueño de fuego
despertando luciérnagas
liberando espacios de mi freno.

Acudo a tu ribera del palmar,
recogiendo tus huellas encantadas,
Ignorando mis miedos
arrojo mis señales de alborada.

Te entrego mi fragancia de esmeralda,
quimera de mis besos púrpuras;
estarás en mi vientre enamorado
hasta que el día se agote de esperarnos.

Te encuentro en la primera sinfonía,
ingresando a tu flor de sorpresa
atrapada en tu mástil de lucero
explotaré en cristales de deseo.

Atada a tu fuente.....espero...espero
quemándome en mi hoguera
Original de Felipe Antonio Santorelli
y Beatriz Ojeda

Todos los Derechos Reservados
Copyrigth (c) 2008









Dueto (Felipe Antonio Santorelli&Beatriz Ojeda



versión dueto
Felipe Santorelli
y Beatriz Ojeda.

Hiperbólica aspiración
de tenerte muy cerquita,
mi preciosa princesita
para brindarte mi emoción.

Ampulosa extensión
de anidarte en mi laguna,
mi exaltado soñador
te albergo en mi rincón


Parabólica tentación
de abalanzarme en tu abrazo,
para marcar; con mi trazo,
el terreno de tu ambición.

Imaginada ilusión
de provocarte mil juegos,
para abrazar en mi Eros
tu regalo de galeón



Piramidal contribución
al amor incondicional,
haz transformado lo normal
en toda una revolución.

Cimentado jugador
de infierno adicional,
liberas mi sol fulgor
transgrediendo lo vulgar
.


Cilíndrico, mi fiel deseo
se desploma en tu humanidad,
transformando la realidad
en vigoroso aleteo.

Cilíndrico, tu fiel deseo
se enreda en mi hondonar,
derrocas virginidad
con tu mástil de guerrero.


En un soplo de cubismo;
danzas frenéticamente
sobre mi cuerpo caliente,
concluyendo el hermetismo.


En mi llanto de exorcismo
expirando deshojada,
exprimo tu néctar lirio,
elevándome al Altísimo!



Original de Felipe Antonio Santorelli
y Beatriz Ojeda

Todos los Derechos Reservados
Copyrigth (c) 2008










Geometría confundida

Horizontales
paralelos
ensamblados;
nuestros cuerpos.

Horizontales,
paralelos,
flexionamos la recta
curvándola hacia el cielo,
guiando la destreza
del arquero.

Paralelos,
envueltos en denuncias
dirigidas,
al asombrado llanto
de las rectas,
Ruego de curva
en lucha
por mantenerse encinta
y finalmente ambas
se derrotan
en el fuego sagrado
inextinguible.

Arcos tensados
convertidos en acerada recta
gime la curva despistada
cuando la recta se proyecta
y somos uno
en paralelo.

¡Grandiosa apuesta¡
¡Aleluya!
Recta que cede
y se entretiene
en dos eclipses.
Curva de muerte
sufriente
constreñida a lo inefable.
Paralelaos unidos,
rectas curvadas,
curva tensada
al paróximo,
encuentros exaltados,

Geometría confundida
por el éxtasis.
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados









¿Quién te dijo?




¿Quién te dijo?
Que no eres mi ventana
por donde el sol se asoma
por donde el sol se apaga.

¿quién te dijo?
Que no eres mi marea
por donde yo me acerco
por donde yo me alejo.

¿Quién te dijo?
Que no eres mi lucero
ese que me ilumina
la cama de deseo.

¿Quién te dijo?
Que no eres mi cabaña
donde yo te recibo
donde tú me posees.

¿Quién te dijo?
Que no eres mi santuario
donde yo me arrodillo
para encontrar mi cielo.

¿Quién te dijo?
Que no muerdo la almohada
porque no te contengo
en la red de mis besos.

¿Quién…quién te dijo?


Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados

Yo te pido..yo te daré...

Yo te pido una galaxia
donde encontrar mil estrellas,
para jugar en la noche
con los ojos del lucero.

Yo te daré mi Afrodita,
mi manjar de aventurera
y mi gozo de intervalos
harán un patio tu espera.

Yo te pido una marea
de entradas al universo.
lLameré tu miel de oro
con la espuma del océano.

Yo te daré mi asonada
de juguetones accesos
y tendrás una guirnalda
de soberano perpetuo.

Yo te pido tu caballo
fuego de sol y cometas
para que cruces mi prado
con licencia de rapsoda.

Yo te daré una alborada
de mil gritos de deseo
y subida a tu caballo
dominaré tus guerreros.

Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados