Bienvenido

16 jul. 2012

TENGO MI TEMPLO DE PIEDAD





a Federico García Lorca









Tengo mi templo de piedad. 



A los que fueron mis verdugos

 los reconozco con disfraz.

Una mañana de mi vida

me fusilaron sin dudar.



Me denigraron  me golpearon

me desnudaron sin pudor

burlándose de mi sustancia

me torturaron sin piedad.

.



Dejaron libres a la bestia

 la que derrama oscuridad

 y no supieron que mi alma

 jamás podrían dominar.



Estuve siempre protegido

 por la oración de la verdad.

y son mis versos un reflejo

de la energía de mi andar.



Desde los muros de la madre

 tierra vertiente de bondad

acude pronto a mi llamada

una maestra que ha de hablar

 por los que pueden seguir siendo

desde las nubes un juglar.