Bienvenido

26 ene. 2018

Artista eres





ARTISTA ERES


Artista eres
en tus empleos dedicados a la vida.
Artista eres
cuando la luna te acorrala en su platino
y con el beso enamorado de la espera
te quedas quieto
te desanimas
desesperado por saber quién es tu guía.

Tienes los ojos afilados a la una
a los cien grados de cultura milenaria.
Tienes la lucha emprendida en tus misiones
conquistadora.
Eres artista de los vientos que se acercan
y no te llevan
porque estás presa
de esta mansarda acumulada de recuerdos
y de universos recorridos en tus vuelos.

Qué historia ardiente se debate entre tus ojos
en esas líneas de tu frente tan curiosa
qué más te llevas a tu escuela del mañana
qué más aspira tu inteligente libertad.

Cuando los pájaros del verso se decidan
tú cantarás en esa tierra prometida
la que algún día te dará su novedad
esa que nadie ha conocido en su retiro.

Silencio habita.


Beatriz Ojeda
Derechos Reservados

El camino



EL CAMINO

Hoy cuidaré la sombra cristalina
que inscribe en su pantalla mis talentos.
Ella viene conmigo desde la integridad del cielo
desde la cerúlea cabellera de mi río
que ondula entre las rocas primigenias
y corta con sus hilos cada rémora.

No seré una mordida más de los demonios.
No hay tiempo para armar otra odisea.
Es el final aquí  en este tiempo
es el final de mí
de mi amarga existencia entre los nulos .

Voy a beber el agua de inmanencia
liberada al sabor de los aciertos.
Caminaré desnuda por el pretil del tiempo.
Abrazaré la luna y besaré luceros.
Me hamacaré en el viento
libre como mis sueños de viajera.

De rodillas caeré en el amplio verano
de los que nos llamamos almas íntegras.
de rodillas diré que estoy abierta
a vivir con la luz de mis espejos.

La tierra me ha dejado sin clausura
sin espantos
sin angustias
sin duelo.
Ella se ha adueñado de estos velos
para desheredarme de sus cuerpos.

He liberado a los pies de los templarios
rencores
semillas de odio viejo
y el betún de la envidia
que mancha las puntillas de las niñas.

Mi alma brilla blanca y exultante
ya no tengo mochilas en mi espalda.

Todo el sabor a fruta fresca
se aposentó en mis labios rojos
y humedeció mi sangre autóctona
para alumbrar en nuevos templos.

Templos de libertad
de gozo
de sapiencia
templos donde la paz escribe versos.

Allí no se deprimen las magnolias
ni se escucha el gemido del que muere.
Encubiertos en el borde del silencio
los versos esperaron mi regreso
para volar al tiempo de los prósperos.

Hoy mi sombra se acerca a mi plegaria
fusiona su silueta con la mía
y somos una sola con el canto
de los que tienen sol en sus acentos.

Voy camino hacia la gruta de los sabios
a desempolvar los libros ebrios
que poblarán de nuevo mis haciendas
donándome trofeos de sosiego
para alcanzar al fin la trascendencia.

Beatriz Ojeda
Derechos Reservados






20 dic. 2017

Ya no estás en la brasa de mi hoguera



YA NO ESTÁS EN LA BRASA DE MI HOGUERA

Tengo que arruinarte la alborada
continuar mi camino depredando
tus argucias deslindadas
tu muestrario de violencia.

Has venido a apreciar tu despropósito.
Cuánto tengo que sufrir con tu presencia
si no acepto más nada de este encuentro
revestido de artificios sempiternos.

Tengo que olvidarme de tu engaño
de tus labios disfrazados de dulzura
Alterar el sendero de mis pasos
reanudar mis quehaceres luminosos.

Has vendido tu alma a los demonios
por un trago de placer adulterado.
Ya no estás en la brasa de mi hoguera
aunque aúlles implorando mi clemencia.



 Beatriz Ojeda
Derechos Reservados


YO TE ESPERO EN MIS SUEÑOS

Gritar y gritar y gritar
con los ojos abiertos
con el cielo despierto
esperando un suspiro
del destino harapiento.

Yo te espero en mis sueños
convertida en un trueno
que se expresa en mi vuelo
de ansiedades sin freno.

Gritar y gritar y gritar
con la voz de un te quiero
que te anhelo
que me muero
devorada de fuego
y te aguardo sin velo
aunque el viento no lleve
mis amores sedientos
al lugar que te enciende.

Gritar el desamor
con aullidos bordados de tristeza.
Gritar la vida
que se hospeda en el ingenio
consumirme en el juego de los ciegos
y morirme de amor
con tus destellos.
Subir a la cornisa de los sueños
y pedirle a la luna
un brillo desmedido
que acredite el encuentro
Amor
se está vistiendo el sol
para el evento.

Beatriz Ojeda
DERECHOS RESERVADOS


 —