Bienvenido

10 jun. 2017

Beethoven - Sonata Claro de Luna (60 Minutos) - Música Clásica Piano par...

Beethoven - Sonata Claro de Luna (60 Minutos) - Música Clásica Piano par...

10 nov. 2016

VEN JINETE A SALVARME



VEN JINETE A SALVARME


Estoy aquí esperándote
en esta tierra gélida.
Sin voz
sin luz
sin hambre
Apenas un suspiro
se escapa de mis labios.
He querido salir de mi cuerpo
sin lágrimas
y encontrar una risa que avive mis andanzas
Mas el frío que acuna mi vida solitaria
ha dejado las huellas de mi sendero infausto.
Nadie sabe que el hielo de mi alma agotada
ha tomado mi piel
mis huesos
mi sustancia
y ya no espero sueños que iluminen mi estancia
Estoy rendida a ti jinete de azabache
ya te veo venir en tu caballo raudo.
Llévame contigo
a descansar de vida
esta vida que ríe en mis espaldas blancas
como la nieve blanca
se incrustó en mis entrañas
Todo ha sido un invento un cuento una fanfarria
Se escapó un mirlo muerto
de mi pecho sediento.
Ven jinete a salvarme de mi dolor añejo
mi alma está maltrecha de esperar tiempos nuevos
y mis huesos quebrados no quieren más tormentos.
Y pon en mi epitafio
“Acá estuvo una dama que olvidó su anhelos”


Beatriz Ojeda
Derechos Reservados
2016

31 may. 2016




UNA VENTANA AZUL

 
Una paloma
un sol
una ventana azul
un resplandor de luna
una quimera
cantan una canción
de espera.

Siembra de hoy
es ofrendar magnolias
endulzadas con miel
en la mañana.

Si voy a ver
cómo se aviva el sol
de mi quimera
tendré que abrir
una ventana azul
para que llegue
una paloma
convertida en pasión
con resplandor de luna
en sus dos alas.

Habitará
en los balcones tibios de mi vida
una canción de amor
tarareando el preludio
de mi júbilo.


 

Beatriz Ojeda

Derechos Reservados



 







DONDE UNA PALOMA TE HA BESADO






 
DONDE UNA PALOMA TE HA BESADO


Lo que yo no quiero
es envolverte en lágrimas de pena
en hechizos ardientes que se empeñan
en morderte los sueños.
No quiero que tus plumas despobladas de hielo
levanten sus dos alas antes de ser un hecho
el amor que tú anhelas
en esta vida estrecha.
Una luna plateada
ilumina tu noche tempranera
con cien dedos agudos explorando tus senos
y se vuelve una rosa decorada de esperas
en tu exquisita fragancia a mujer plena.
No quiero deshojar tu primavera
que busca una tormenta arrolladora
de besos y caricias.
Sólo quiero reunirme con tu hondo e intacto
corazón
hurgando en su rojiza marejada
para encontrar el premio
de tu flor
y resurgir en sus entrañas bulliciosas
con la luz de tu verdad.
Tu genuino ser
es lo que busco en esta ola de inocencia
donde una paloma te ha besado
desde el cielo extendido
hasta tu suelo.


BEATRIZ OJEDA
DERECHOS RESERVADOS