Bienvenido

10 nov. 2016

VEN JINETE A SALVARME



VEN JINETE A SALVARME


Estoy aquí esperándote
en esta tierra gélida.
Sin voz
sin luz
sin hambre
Apenas un suspiro
se escapa de mis labios.
He querido salir de mi cuerpo
sin lágrimas
y encontrar una risa que avive mis andanzas
Mas el frío que acuna mi vida solitaria
ha dejado las huellas de mi sendero infausto.
Nadie sabe que el hielo de mi alma agotada
ha tomado mi piel
mis huesos
mi sustancia
y ya no espero sueños que iluminen mi estancia
Estoy rendida a ti jinete de azabache
ya te veo venir en tu caballo raudo.
Llévame contigo
a descansar de vida
esta vida que ríe en mis espaldas blancas
como la nieve blanca
se incrustó en mis entrañas
Todo ha sido un invento un cuento una fanfarria
Se escapó un mirlo muerto
de mi pecho sediento.
Ven jinete a salvarme de mi dolor añejo
mi alma está maltrecha de esperar tiempos nuevos
y mis huesos quebrados no quieren más tormentos.
Y pon en mi epitafio
“Aquí estuvo una dama que olvidó su anhelos”


Beatriz Ojeda
Derechos Reservados
2016