Bienvenido

18 oct. 2017

CAMINO SILENCIOSA, SOLITARIA





Camino silenciosa, solitaria,
manos en los bolsillos escondiendo
la flor que me has dejado de regalo.
Me has dicho que tu viaje
es un nuevo mirasol que has encontrado.
Que todo lo que empieza se termina
que el tiempo del amor se ha rescindido.
Vacío está tu cuerpo de emociones
y tienes inquietudes  excitantes
con otras primaveras seductoras.
No me duele tu ausencia
sola escuchando mis pasos
reflexiono.
Sabido es que en este espacio
nacemos y morimos sin enmienda.
La semilla que plantamos crece
da sus frutos y se muere.
El amor es igual aunque nos duela
atesoro lo bueno, lo que brilla
y apago con un soplo el candil de lo perdido

BEATRIZ OJEDA
DERECHOS RESERVADOS



BUSCANDO ALEGRÍA






- BUSCANDO ALEGRÍA

Si pudieras encontrar lo verdadero,
pondrías color en cada piedra
y entrarías en el mundo de los sueños,
a buscar alegría en los refugios.

Ya no logras perdonar las invenciones,
reveladas están en tu memoria.
Las imágenes se hospedaron,
selladas a tus ojos
y te han dejado ciega de confianza.

Cómo creer en una fantasía,
si te ha dejado la vida tantas marcas,
por volver a sentir el corazón acelerado.
Buscabas sin cesar un hombre que te amara.

Confiabas en palabras lisonjeras
y siempre repetías las historias.
Sola te quedabas esperando que llegara
otra vez la esperanza a liberarte del recelo.


 Beatriz Ojeda
Derechos Reservados


BLANCA Y HELADA SOMBRA



BLANCA Y HELADA SOMBRA

Tenías en tus labios una mueca
apenas una línea pintada en la condena.
Llevabas un vestido bordado con geranios
blanco como tu piel
blanco y helado.
Deambulabas sin rumbo con los ojos llorados
con el alma atrapada entre el amor y el odio.
Un carbón de dolor emergía de tu pecho.
El sol no sonreía
las nubes se escondían detrás de la neblina
y lágrimas marchitas mojaban tu alegría.
Habías construido un mundo ilusionado.
Te dejaste engañar por su señor encanto
y no pudiste ver que detrás de su hechizo
habitaba la sombra del demonio embustero
y creíste en sus besos
sus promesas
sus ruegos.
Te vestiste de encaje y una flor en el pelo.
Era el día nupcial que lucía su atuendo.
Llegaste en tu carruaje embriagada de cielo
descendiste princesa acariciando el velo
y transitaste erguida por el pasillo egregio.
Permaneciste allí esperando a tu amado
el reloj impertérrito iba cantando horas.
Sólo tu sombra gris resistía en silencio
con la ilusión de ver aparecer tu sueño.
Era la noche ya.
Era el ocaso triste de un tiempo que ha partido.
Caminaste aturdida en tu verdad mentida.
Desde entonces deambulas por la calle vestida
con tu traje de encaje y geranios marchitos
Blanca y helada sombra atravesando días.

BEATRIZ OJEDA
DERECHOS RESERVADOS

ARTISTA ERES




Artista eres
en tus empleos dedicados a la vida.
Artista eres
cuando la luna te acorrala en su platino
y con el beso enamorado de la espera
te quedas quieto
te desanimas
desesperado por saber quién es tu guía.

Tienes los ojos afilados a la una
a los cien grados de cultura milenaria.
Tienes la lucha emprendida en tus misiones
conquistadora.
Eres artista de los vientos que se acercan
y no te llevan
porque estás presa
de esta mansarda acumulada de recuerdos
y de universos recorridos en tus vuelos.

Qué historia ardiente se debate entre tus ojos
en esas líneas de tu frente tan curiosa
qué más te llevas a tu escuela del mañana
qué más aspira tu inteligente libertad.

Cuando los pájaros del verso se decidan
tú cantarás en esa tierra prometida
la que algún día te dará su novedad
esa que nadie ha conocido en su retiro.

Silencio habita.


Beatriz Ojeda
Derechos Reservados

22 sept. 2017

Julio Iglesias - Me olvidé de vivir





 EL CORAZÓN MANA CONCIERTOS

Viento de pasión. Amor secreto.
Luz de ilusión parafraseando besos.
Olvida.
El aleluya se muere de tristeza
cuando las aves vuelan
sin rumbo cierto
y agoniza la flor del sentimiento.
Puro y sereno
flota el amor sobre el invento.
Cruzar la calle
ver los relámpagos del riesgo.
Vivir con ello.
Salir a la aventura ciega
dilucidar lo nuevo
con los ojos abiertos
atentos
y el amor repleto de argumentos
rotundos
conjurados
por si la risa se apodera del esmero.
El corazón mana conciertos.
Brilla el desierto
la flor de cactus se abandona
ante el embate de una boca.
Espinas rotas. Sangre que brota.
Pasión que explica el regocijo de los sueños.

Beatriz Ojeda
Derechos Reservados



DESNUDA DE CARIÑO



DESNUDA DE CARIÑO

La vida se ha llevado mis canciones
sola
desnuda de cariño
despojada de tiempos delirantes
siento pasar los días extinguiéndome
tras la neblina gris
sin oír el trinar de un nuevo aliento
Sola
recorro las aceras del fracaso
sin una luz encendida entre mis párpados.

Beatriz Ojeda

ESTOY TRISTE



                           


  Estoy triste

Tanta tristeza añeja enredando mi destino
tanta
que no puedo liberarla
Nuevos capullos de lamentos emigrando
perciben la indecencia de mi llanto
mis lágrimas escritas en  mis ímpetus
de amarga permanencia en este fango.

Reniego del verdugo que ha rascado mis ancestrales tiempos
poblados de tormentos lacerantes.
Como cuchilla aguda en la carne endeble
jugaba entre los pinos cada noche infausta
y escarbaba con furor mi alma herida
desgarrada de congoja por tu ida..

 Calvario que me habita cada noche
sin poder escaparme a los reproches.
Lloro mi sol naciente
mi primavera tibia
mi clarín de pasión
Mi ¡Viva el cielo que me mira!
mi abierto corazón surgiendo pleno
a recibir los gozos que avanzaron incrédulos
hasta mis pies descalzos

Vida que no me deja subir sola
los peldaños del amor y del proyecto
Vida que me destierra a otras esferas
intentando lapidar mis esperanzas
mi fe
mi canto
mi alegría subida en el carruaje de los autorizados
a la risa.

Más nadie me explicó que el sueño es bello
que es una caricia de momentos
que hay siglos para todas las maldades
si avizora la parca el despropósito.

Cómo aspirar el aire de los vivos
los amados
deseados
preferidos
cómo pensar que hay un infinito abierto
si nunca me ha dejado la maestra
reír con toda el alma por mi fiesta.

Sólo un mar de gotas se desborda
y acorralan mi cuerpo sin amparo.
Cuánta tristeza viene transitando
hundiéndome en el infierno de mis años
Mis años sin un brazo que me arrope
sin una mano tierna que me roce
Silenciosas mis noches se refugian
y no escuchan mis lágrimas ajadas.
¡Vida!
Extiende tus dos manos generosas
y dame un vino más que me provoque
sonrisas y alborozos
delirios y entusiasmo
aleluyas de amor que permanezcan vivas
en este corazón tan rechazado.



Beatriz Ojeda





ME OLVIDÉ DE VIVIR


                             Me olvidé de vivir


Me olvidé de mi esencia
de mi pasión
de mis anhelos
y viví con la mirada en el hueco de los otros
los que nunca me quisieron en sus basas
y  alteraron las verdades
con gemidos de mentiras.

Indiferencia corrompida hasta los tuétanos
Indiferencia cruel que acuchilla mis mañanas
y me deja sangrando gota a gota
lacerada hasta la noche
donde el frío se arrodilla en mi ventana
y me mira con sus ojos de congoja.

Ese frío compañero de mi vida 
se recuesta en los faldones de mi alcoba
enlazando mi mirada con tinieblas.

Cuán oscura y decadente está la fuente
de  los sueños que esperaron por plasmarse
 esos sueños que corrieron en las noches
intentando encontrar nuevos amores
Esos sueños del arcón que siempre triunfa
 se han trabado en los palcos de la parca.
Tú no sabes el dolor que se ha instalado
en las trenzas de mi alma
 despojada
de la guardia que cuidaba mis andanzas.

Yo fui libre unos días esperando
que las llagas del otoño disiparan
esta suerte maldita y hechicera
con tus dulces y gentiles expresiones.

Más los sueños que esperaron por plasmarse
se durmieron en las meandros de la noche.
Otra vez mi mirada está vacía
y no ve ningún motivo para entrar
en el círculo de aquellos que se pueblan
con amores y cantares celebrando
la ascendida del amor con su constancia

No es un juego repetir las ilusiones
no es un juego gritar en los balcones
que la grieta hendida en mis amores
 va estallando con furia proyectada
en mis ojos manchados de locura.

Me olvidé de vivir
descuidé mis primaveras sin retorno
mi tiempo de sentir todos los rostros
los sueños que se fueron en sus trenes
y nunca volverán
porque están muertos .

Beatriz Ojeda
 Derechos Reservados


10 jun. 2017

Beethoven - Sonata Claro de Luna (60 Minutos) - Música Clásica Piano par...

Beethoven - Sonata Claro de Luna (60 Minutos) - Música Clásica Piano par...