Bienvenido

6 ago. 2015

UN VESTIDO DE TUL



UN VESTIDO DE TUL 

En mi alma bordada de soledades viejas
un pájaro de cielo ha volado sin luz.
No sé por qué milagro se situó en la bisagra
de la puerta tallada con estrellas de plata
y quedóse observando  el telar de mi cruz.

Trajo en su pico rojo un camino de auroras
un laurel sensitivo  una ciudad febril
dejando en mi ventana una copa de vino
que embriagara mi alma con fragancias floridas
y luciera mi vida un vestido de tul.

Cantó mi flor primera una verdad augusta.
Grité /  lloré/  reí /   colgada de un pretil.
Ensayé mi victoria perfumando mis plantas
y calcé mis sandalias de encaje y terciopelo
para correr tras ella…la vida que temí.


BEATRIZ OJEDA
DERECHOS RESERVADOS