Bienvenido

31 mar. 2011

YO VIVI LA DICTADURA EN URUGUAY


La dictadura cívico-militar uruguaya se extendió entre el 27 de junio de 1973 y el 28 de febrero de 1985. Fue un período durante el cual Uruguay fue regido por un gobierno cívico-militar no ceñido a la Constitución y surgido tras el Golpe de Estado del 27 de junio de 1973. Dicho período estuvo marcado por la prohibición de los partidos políticos, la ilegalización de los sindicatos y medios de prensa, y la persecución, encarcelamiento y asesinato de opositores al régimen








Vinieron por nosotros con su uniforme verde



sus metralletas listas a disparar sin freno.

Derrumbaron la puerta / destrozaron los muebles.

Nos golpearon con saña hasta dejarnos ciegos

de tanta sangre roja que vertía nuestro miedo.

Nos llevaron atados / patearon nuestro vientre

muchas embarazadas se vaciaron de sueños.

El submarino fétido / la picana angurrienta

los perros sanguinarios y la tortura eterna.

El grito que perturba todo el tiempo escuchado

por los parlantes socios de esa turba de bárbaros.

Violaron a los hombres / violaron las mujeres

les robaron los hijos / las mataron de a poco

entre risas y escarnio nos dejaron sin duendes.

Desgarrados / quebrados / algunos han partido

a contarle a los ángeles qué es la DICTADURA.

Así por muchos años vivimos la tormenta.

Algunos resistimos / algunos no pudieron.

Sombras viejas perversas persiguen nuestros sueños

ya nunca extirparemos la sombra de sus rostros.

Esos monstruos habitan entre todos nosotros

y el mundo sigue andando sin saber que despojos

han quedado prendidos en nuestra alma indómita.

No me digan que hablo de la guerra y el odio

y no sé qué es la muerte en esos calabozos.

No me digan que el Hombre es un ser respetuoso

si yo he visto la carne de mis viejos amigos

lacerados con saña y colgando de un garfio.

Es la guerra tan pérfida como el tirano inicuo

todo huele a despojo y a poderes impropios.

No me pidan que calle porque yo soy poeta

y sólo corresponde crear versos anémicos.




BEATRIZ OJEDA
Derechos Reservados

20 mar. 2011

BASTA DE GUERRAS INVENTADAS



He escrito este poema en protesta por el ataque norteamericano a LIBIA.


No he podido quedarme en silencio ante tanto despotismo.

Siempre el omnipotente queriendo apoderarse de lo ajeno sin importarle nada

sólo obtener el objeto que han rastreado para su propio enriquecimiento






imperialista ignominioso

te has condenado al más atroz de los destinos.

Tienes tus manos llenas de sangre

de inocentes ojazos

sorprendidos

antes de ver la lluvia de la muerte

destrozar sus latidos.

Se desgaja tu frente

se calcina tu alma

en esta guerra impropia

gestada en tu avaricia con diploma.

Y tus manos huesudas

como la misma parca

recorren todo el mundo

en busca de tesoros que no te corresponden.

Llora el niño y su madre

abrazados

sin nombre

porque tú no lo sabes ni te importa saberlo

que son ellos humanos

inocentes de todo.

Qué te importa el camino

que recorran tus tropas

tus misiles cargados son emblema de apegos

por el oro divino negro oro que hurtas

porque portas la antorcha

de artimañas hipócritas.

Pero el tiempo se acaba desdichado falsario

todo vuelve a su origen

todo tiene retorno

y serán mil millones de fantasmas grisáceos

que te horaden los ojos

con cuchillas sagradas.

Tú te sientes soberbio soberano implacable

y te frotas las manos por tu triunfo inhumano

Se desgarra mi pecho

del dolor que me invade

porque sigues entrando en la casa del otro

sin que nadie te corte

tus impulsos ególatras

Y me llueven los ojos con millares de lágrimas

cuando siento en mi alma

el sufrir que tu causas con tus viles metrallas.

Hay un niño en mi puerta

que me mira sin ojos

porque ya se ha perdido

hasta el último asombro.



17 mar. 2011

AYER LLEGASTE TRISTE





Levanto esta copa de mi brindis,

por este tiempo viejo que ya estorba,

lo derrito / lo enfrío / lo sepulto

y le pongo una flor a su partida.



Tiempo que recorrió mis venas,

cuando tus tacos sonaban,

en la vieja escalera

agitando mi corazón de espera.



Cada domingo aguardaba tu regreso,

en ese cuarto de hotel

donde la cama solitaria revivía,

sólo por vernos juntos

y sentir los gemidos de la vida.



Ayer…llegaste triste,

tus ojos anunciaban despedida,

como una mariposa cristalina

te quedaste en mis brazos,

con el último aleteo de tu vida.







HASTA LA MUERTE SOLLOZÓ…

ANCIANA TRISTE
Ella tenía una sonrisa triste.
La llovizna agotada,
respiraba entre lamentos
consciente de su helada hora.
Subida a la azotea,
la luna peregrina
escudriñaba la ventana
y las cortinas
deslizaban su presencia,
con un murmullo etéreo.
Ella, perdida en su nostalgia,
veía transcurrir sus horas,
sin una brújula.
Él se había ido el mes de marzo
en su carruaje de madera,
sin equipaje de retorno.
Acostada en su lecho,
la muerte dejaba sus aromas,
esperando convencerla de su viaje.
Asomada al invierno de su vida,
la despedida ha encontrado su victoria.
Mañana no verán las mariposas
su caminar cansino.
Volarán las palomas mensajeras
a contarle a los sueños, que ella se ido.
Ella murió cobijada por la dama
que silenciosa la arropó con su bufanda.
Era tan triste su mirada,
que hasta la muerte sollozó cuando se iba.

2 mar. 2011

HOMENAJE A LA MUJER




Tú tienes en tus manos unas plumillas blancas

el sello de la paz se acurruca en tu alma.

Palomas y palomas se han posado con ansias

en ese humilde hueco que recibe las cartas.



 
Te han pedido alimento para sanar sus almas

un trozo de pan fresco una frazada ajada

unos zapatos íntegros unos guantes de amparo

y un ramo de ilusiones para seguir soñando.



Son niños hambrientos ellos son quienes andan

desnudos extenuados perdidos en la nada.

Tu figura pequeña se agiganta en la danza

de muchas manos dulces que tienes como bálsamo.



Una caricia apenas en la cabeza aclara

la sombra que oprimía las mañanas doradas.

Teresa de Calcuta te llaman te proclaman

corazón de milagros corazón de alborada.



Cada arruga denuncia el sabor de tu gracia

sentido de tu vida absorbiendo las lanzas

que han herido el espíritu de niños despojados

perdidos en la niebla caminando en sus círculos

repitiendo sus mantras que calman sus espantos.



Teresa te han llamado y en tu canto de hada

generosa empeñada tú dejas toda el alma

ayudando a los seres que nacieron desnudos

esperando el ropaje de caricias guardadas.



Teresa de Calcuta mujer de soberanas

inquietudes despiertas por halagar el alma

de aquellos que merecen una vida amparada.





Beatriz Ojeda