Bienvenido

21 jun. 2015

YO FUI UNA VEZ






YO FUI UNA VEZ



Yo fui una vez una sonrisa sin temblores.

Caminé por la calle ungida de victorias.

Iluminó la tarde mi juventud pletórica.

Fui un vendaval de luz

una sorpresa airosa

una voz prestigiosa

alzándose a la aurora.



Ascendí hasta el pináculo del éxito

aspiré mis amores pasionarios

y reí reí con frescura de rosas.



Yo fui una vez

una gaviota volando sin fronteras

un águila en el cielo esperando su presa.

Gritó mi voz

la alegría despierta

abrí mi flor

y descubrí el amor con desenfreno.



La luna el sol y las estrellas

adoraron mi andar por esta tierra

me vieron abrazar los arboles sedientos

corriendo sin parar por los pretiles de mis gozos.



Yo fui una vez la juventud que arrolla

obstáculos tramposos

y los patee hasta el fin del universo

continuando mi marcha victoriosa.



Hoy soy

tal vez

una mujer completa

impregnada de sabias primaveras

que en mi tiempo otoñal

obsequia al alma

las infinitas sorpresas que me esperan.



La juventud ha despegado de mi cuerpo

pero en mi esencia se afianza su presencia

porque cuelga en mi cielo

la cuerda que transporta

mis locuras perpetuas.





BEATRIZ OJEDA

DERECHOS RESERVADOS
 
 


4 comentarios:

Alfredo Cernuda dijo...

Nunca sueltes esa cuerda que te sube para cometer maravillosas locuras. Un abrazo.

Jenny Ballesteros dijo...

Es la cuerda que aferra la vida, la esencia misma. Hermoso sentir, un gusto visitarte.

Beatriz dijo...

MUCHAS GRACIAS ALFREDO POR TU BELLO COMENTARIO

Beatriz dijo...

ASI ES QUERIDA JENNY. MUCHAS GRACIAS POR LEERME