Bienvenido

19 nov. 2009

ESPÍRITU EN TORMENTO


Te vi venir airosa
como todas las noches
transparentes blancuras
embriagaban mi espera
y yo te retenía
en mis ojos sedientos
hasta que te perdía
con tus pasos ligeros


Tenías una rosa
tatuada en tu hombro izquierdo
una paloma blanca
aleteaba en tu cuello
una antorcha en tu espalda
una espada guerrera
en tu cadera esbelta


Eras una sorpresa
en cada día nuevo
Un enigma de símbolos
una figura inquieta
que llegaba de pronto
mostrando los secretos
y te ibas tan rápido
como dos parpadeos.


De noche recordabas
la rosa en tu hombro izquierdo
reflejo de un amor
que quedó en tu recuerdo
Y la paloma blanca
dibujada en tu cuello
era señal de entrega
de carta mensajera


La antorcha de tu espalda
me decía que eras
una ráfaga eterna
del sagrado misterio
del fuego que se instala
por siempre en el eterno


Una espada guerrera
en tu cadera estrecha
me habló de tus disputas
con la vida y la muerte
y con la luna blanca
atisbando del cielo
supimos donde ibas
con tus pasos ligeros


Nos mostraste tu casa
mármol frió doliente
y vimos reclinarte
esa noche en tu lecho
con cuatro cirios blancos
que velaron tu sueño
mientras tú te dormías
espíritu en tormento




Beatriz Ojeda
copyright 2008
derechos reservados

No hay comentarios: