Bienvenido

21 abr. 2008

AGONIA

AGONIA

No quiero que me hables
no quiero que me cuentes.
Si el amor se marchita
ya no seré culpable.

Nuestro amor está enfermo
tiene un mal incurable.
Por eso yo lo vivo,
sin pedir nada a cambio.
No protesto.
No grito.
No lloro.
No lamento,
porque está muy enfermo
y durante su agonía
quiero hacerlo feliz.

Beatriz Ojeda





No hay comentarios: