Bienvenido

22 abr. 2008

LUCIANO

LUCIANO…


Pasa Luciano “el loco”

caminando su día.

Lleva su traje añejogris,

rasgado, encogido.

Sus zapatos cansados

tienen paso sin ruido.

Llega hasta el puente largo,

que se cuelga del cielo

y a la orilla del río,

se sienta con su lápiz,

escribiendo su carta a su bella mulata.

Ella lo espera siempre,

sabe que nunca falta,

que hay aroma de alivio

en todas sus palabras.

El le dice que tiene,

nostalgia de sus manos

de su piel tan morena

su mirada azabache.

Ha cerrado su sobre,

se lo entrega al cartero.

La corriente se agita

y trae a remolinos,

para que llegue pronto

hasta el cauce del río.

Se va Luciano “el loco”,

ha cumplido su rito,

visitó a su mujer

en el cauce del río…


Beatriz Ojeda








No hay comentarios: