Bienvenido

30 jun. 2008

¡El día se ha salvado del diluvio!


Ojo de sirena en días de guerra,
caprichosos corales de nostalgia,
quieto mar en sabia espera
reposa su experiencia de milenios
entregado a meditar en vuelo

Armonía del mundo luz violeta
desciende en las alas de Pegaso
Gotas de paz escritas por melíferos
diluyen la revuelta del acuático.

Mirada plata del reloj de arena
ordena por minutos la marea
repican los tambores de emisarios.
¡El día se ha salvado del diluvio!
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados

1 comentario:

ph dijo...

Hasta cuando diría yo..
Poesia desafiante..aguda ..fuerte..que espera..