Bienvenido

1 jun. 2008

Dame tu mano de piedad


Dame tu mano de piedad

Si soy parásito de mi misma
y tengo mi mordaza puesta
Si soy una traición a mi medida
y abuso de mi sombra vieja

Si la mañana me esquiva la mirada
y la noche no quiere ser mi amante
si los recuerdos secuestrados me desprecian
y la vida se asusta en mi presencia

Si nada es o nada soy
y tengo hiel y miel entre mis labios
si soy lluvia y lava incandescente
y me he quemado hasta los huesos,

Si ya no tengo luz en mi corona
y he sido desterrada a las tinieblas
si desfilo por delante de las horas
intentando saber donde me llevan

Si los maderos arden en mi hoguera
si soy bien y mal al mismo tiempo
si no te encuentro en la casa augusta
si no tengo ojos para verte.

Dios! Dame tu mano de piedad
y abre mi celda huérfana de luz
Copyright © Beatriz Ojeda
Derechos reservados.

No hay comentarios: